miércoles, 1 de mayo de 2013

Incomprensible si no se comparte


Hay ciertas palabras difíciles de definir; aquel tipo de palabras que todo el mundo usa pero que, cuando te lo propones, no sabes exactamente cómo explicar lo que significan. Tras ver lo sucedido este martes en el Santiago Bernabéu, una de esas palabras me viene a la mente: grandeza. ¿Cómo definir la grandeza? Cada uno de los lectores obtendrá adjetivos diversos. Yo me quedo con el que titula este artículo: incomprensible si no se comparte.

Llevo tiempo siguiendo al Real Madrid, considerándome madridista de pura cepa. Me enamoré de aquel equipo glorioso que llegó al súmmum en el 2-1 de Glasgow al Leverkusen. Me enamoré también viendo jugar a Figo, a Zidane, a Ronaldo… Me enamoré de Raúl, del siempre injustamente ensombrecido Gutiérrez, de gente de club que se mantiene al pie del cañón pese a los malos momentos, como el gran Capitán Casillas.

Y, cómo no, me enamoré del más majestuoso templo jamás construido, el Santiago Bernabéu. Este martes, tras años divagando en el limbo, por fin he vuelto a ver lo que tan de joven me enamoró: 85.000 almas clamando por un sueño grande, muy grande; tal vez tanto que el hecho de que no se haya hecho realidad suma aún más mérito a lo logrado, despertar a toda aquella pasión por el Real Madrid adormecida tras la ausencia de su poderío.

Una sola palabra inundó las lenguas madridistas tras la batalla: orgullo. Otra muy distinta ocupó las de aquellos cuya batalla aún estaba por llegar: autocrítica. Me pregunto yo qué derecho tienen a clamar autocrítica aquellos que están precisamente pidiéndosela a un rival. Es un sinsentido que no debe ocupar más líneas. Como un buen amigo tuiteó tras el partido, “los inteligentes dormirán felices”. No sé si soy o no inteligente, pero desde luego dormí tranquilo; el Real Madrid está vivo. El Real Madrid del que los 85.000 aficionados ahí presentes y los muchísimos más enganchados al televisor un día se enamoraron.

Las palabras de los necios e infelices no hieren al madridismo. No, esta semana no. Hoy no. Hoy el madridismo está feliz. Sabe que su club sigue siendo el más grande. Logra que lo inalcanzable parezca incluso palpable. Logra que lo impensable se reproduzca cual ilusión en nuestras retinas. Hace que un sueño no parezca más que realizable. Un Campeón se forja en las derrotas que suman. Que nadie dude que esta derrota ha sumado y mucho. Un Campeón como el que estos jugadores forman empieza a hacerse en derrotas como estas, en la vivencia de sueños que se quedan en eso, en lecciones que un día todos agradeceremos. Ese día nadie hablará, sólo los madridistas. Ese día será blanco. Y recuerden: la derrota del grande es la alegría del mediocre.

Escrito por Paco Cavaller, gracias por colaborar con nosotros

26 comentarios:

  1. fue digno, que duda cabe... peor siendo un poderoso en todo sentido como el Madrid, quedar por 3era vez en semis es otra cosa, mas parecido a la frustración que la fracaso... así me parece si contamos la calidad de jugadores que tienen... ojo que estos alemanes son duros eh...

    pero la tiene el Barsa mañana...salu2 de un argentino...

    Cuando el arte ataque


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. frustración??UEFA Champions League, es muy difícil de ganar ,pequeños detalle te marca,pero ay seguimos el equipo con mas títulos

      Eliminar
  2. Respeito e solidariedade pelo Real Madrid, enormissimo clube

    ResponderEliminar
  3. Fue una serie memorable, al igual que el año pasado, el Real Madrid se quedó a las puertas de una nueva final, pero lo importante es la forma, y los jugadores del Merengue dejaron todo, podrán jugar bien o mal, pero no les puede achacar no luchar por la hazaña.
    A esperar hasta el año próximo, no siempre se puede ganar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hasta en la derrota que orgullo de equipo, muchos quieren ser como el pero REAL solo hay uno.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Buenas, enhorabuena por el blog, me gustaría intercambiar enlaces contigo y que nos sigamos mutuamente.

    http://agendadoglorioso.blogspot.pt/

    Saudações benfiquistas

    ResponderEliminar
  6. Pero bueno no pasa nada, hoy el Bayern nos ha vengado metiendole 0-3 al barsa. Al final la semana futbolistica no ha sido tan mala.

    ResponderEliminar
  7. Hala Madrid Carrega Benfica. Que el Benfica al menos nos de la alegria de la semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje si, ojala que podamos pasar a la final
      Saludos

      Eliminar
  8. Olá António já sigo o teu blog :)

    Beijinhos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Josiane, estamos en contacto
      Saludos

      Eliminar
  9. Olá António,já estou a seguir o teu blog. Siga o meu também
    Elis Dias

    ResponderEliminar
  10. el madrid la lio en la ida, y lo del martes no fue suficiente, una pena por que aunque sea atlético queria una final española, pero en fin es el año aleman...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que la lio en la ida...
      Saludos

      Eliminar
  11. Sin duda alguna , el partido de la ida pesó mucho . El Madrid se quedó a las puertas , la afición blanca se siente orgullosa de que su equipo no se rinda nunca , ahora toca ya pensar en la final de copa .

    Un assludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto ahora pensar en la final de Copa
      Saludos

      Eliminar